Blog Información  - Mundo Chocolates #MundoChocolates

+ INFO

¿Un mundo sin chocolate?

La pesadilla que puede hacerse realidad para el año 2050

¿Un mundo sin chocolate? La pesadilla que puede hacerse realidad para el año 2050 • Mundo Chocolates #MundoChocolates

Mundo Chocolates Carmen Alicia Mendoza 16/02/2018

¿Puedes imaginar que llegue el día en que comerse una barra de chocolate sea un lujo que solo muy pocos en el planeta puedan darse? Con esta noticia, como salida de una película de terror, recibimos el año que recién comienza gracias a la difusión de estudios que afirman que en unos años este alimento de dioses puede ser cosa del pasado. Conozca que dónde proviene tal hipótesis, en qué se sustenta y qué tanto tiene de realidad.
Una información se viralizó empezando el año: para el año 2050, producto del calentamiento global, los cultivos de cacao se verían tan seriamente afectados, que un gran porcentaje de las tierras que hoy surten al mercado del cacao simplemente serían no aptas para la siembra de este árbol tropical tan apreciado en el mundo entero por sus innumerables propiedades.
Sin embargo, tal teoría no es nueva. La preocupación del mundo, reflejada en las advertencias de organismos internacionales, así como organizaciones no gubernamentales que abogan por una humanidad más respetuosa con el único planeta que tenemos, se había hecho presente, especialmente en la última década cuando se ha hecho énfasis en cómo el cambio climático afectará una parte sensible y vital para el ser humano: su alimentación.
Son muchos los alimentos que peligran con el deterioro del medio ambiente, pero el cacao, por las particulares condiciones que necesita para ser cosechado, así como el significado que tiene desde el punto de vista cultural para el mundo, ha sido objeto de especial atención. Revisemos los estudios más importantes que han tenido lugar al respecto y sobre todo las alternativas que se construyen para hacer frente a una realidad que parece inminente.
Un producto delicado y exigente
El cacao es un cultivo que requiere de condiciones muy específicas para su cosecha. Es necesario que la tierra que recibe presente temperaturas bastante uniformes, alta humedad, abundante lluvia, sea rica en nitrógeno y este protegida del viento. Tales características se concentran en la franja territorial que se ubica a tan solo 20 grados al norte y al sur del Ecuador.
Es por ello que los países que actualmente surten el mercado del cacao se encuentran en esta zona, especialmente Costa de Marfil y Ghana en África, que producen aproximadamente la mitad de las semillas que se consumen en el mundo.
Y es precisamente en estos países donde se centró el estudio publicado en 2014 destacado en el Informe del Panel intergubernamental de Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) titulado «Cambio climático 2014: Impactos, adaptación y vulnerabilidad ». Tal investigación concluyó que en estos países africanos para el año 2050 la temperatura habrá subido en 2,1° centígrados, fenómeno que no será acompañado por un incremento en las precipitaciones, lo cual termina haciendo esas tierras no aptas para el cultivo de este apreciado producto.
Sería necesario entonces que los sembradíos de cacao en estos países subieran a zonas más altas creciendo la altitud óptima para su cultivo de 100- 250 metros hasta 450-500 metros sobre el nivel del mar. El problema es que tierras con esas características no abundan y las que existen hoy en día son territorios protegidos, por lo que estos países deberán enfrentarse a la disyuntiva de explotar o no estas re
Como consecuencia de lo anterior se espera que, al caer estos dos titanes de la producción del cacao, el precio de este producto se vea afectado, puesto que se espera que el tercer productor en el mundo, Indonesia, presente un panorama similar. A esto se suma que el consumo de chocolate, su principal derivado, se encuentra en aumento, especialmente por el crecimiento del mercado asiático, especialmente China. Por todo esto se teme que en el futuro cercano, progresivamente a partir de 2030 comerse una barra de chocolate pase a ser un auténtic
Hay tiempo para reaccionar
Ahora bien, la humanidad no puede quedarse de brazos cruzados ante tal peligro que afecta no sólo al cacao si no a otros rubros como el café, la pasta, el plátano, el atún rojo, el vino, la miel entre muchos otros. Además de la imperante necesidad de detener el calentamiento global con medidas ecológicas muy concretas que se encuentran en la agenda mundial, existen estudios específicos que hablan de cómo se puede hacer frente a esta tragedia.
En tal sentido, en el caso del cacao, las salidas se concentran en dos vertientes: una que trabaja en la modificación genética del cacao para hacerlo más apto a las venideras condiciones y otra que profundiza en medidas adicionales que puedan servir para recrear un ambiente más húmedo y menos caluroso en los terrenos que se prevé sufran del calentamiento.
En el primer caso existe un estudio que actualmente lleva a cabo el Instituto de Genómica Innovadora de la Universidad de Berkeley, California, con el patrocinio de la Corporación Mars, conocida como Snikers, para aplicar al árbol de cacao una tecnología llamada CRISPR que permite pequeños ajustes en el ADN de las plantas para fortalecerlas ante amenazas externas, en este caso condiciones climáticas adversas, evitando que se marchiten.
Fue precisamente este estudio que salió a la opinión pública recientemente lo que originó una ola de preocupación mundial al recoger las amenazas que como ya explicamos han sido investigadas desde años anteriores.
Otra de las salidas que se estudian actualmente tiene que ver con la utilización de cultivos que sirvan para reproducir el ecosistema necesario para la producción del cacao. Este método que tiene su origen en prácticas tradicionales, se centra en plantar otros árboles más altos de selva tropical que den sombra a las plantaciones de cacao, disminuyendo la temperatura, elevando la humedad, proporcionando protección frente a la erosión del viento y contribuyendo a un suelo rico en nutrientes a través de su hojarasca. Se cree que esta salida podría duplicar el cultivo del cacao además de suponer un sembradío más ecológico y amable con el planeta.
Que no cunda el pánico
Y es que las situaciones difíciles presentan desafíos que, bien abordados, pueden convertirse en auténticos motores de saltos importantes y necesarios. En el caso del cacao siempre queda recordar que se trata de un cultivo milenario que tiene unos años de evolución, lo que le permite tener una variabilidad genética para enfrentar estos retos, de acuerdo a un estudio liderado por el botánico tropical James Richardson, del Royal Botanic Garden Edinburgh, de Reino Unido, en conjunto con otras universidades del mundo.
A esto se añade que este fruto no es originario de África, región más afectada por el cambio climático, lo que siempre deja la opción de que pueda cultivarse más en otros lugares del mundo como América, Asia y Australia.
Comparta con sus amigos en las Redes Sociales
Por Favor, haga sus comentarios