EL CHOCOLATE:
UNA PODEROSA Y DELICIOSA FUENTE DE ENERGÍA

Denso por naturaleza, el chocolate puede levantar nuestro ánimo y devolvernos la energía en cuestión de minutos aportándonos innumerables beneficios propios de su nutritiva composición. Conoce cómo actúa este poderoso alimento en nuestro organismo así como las consideraciones que debes tener en cuenta para aprovecharte de sus incontables bondades sin caer en excesos.

El Chocolate: una poderosa y deliciosa fuente de energía | Mundo Chocolates #MundoChocolates
Mundo Chocolates CARMEN ALICIA MENDOZA
Texto de: MundoChocolates.com
Calificación: 94 de 100 basado en 45 valoraciones de los usuarios

Introducción

El cacao y sus derivados, especialmente el chocolate, son alimentos ricos en grasas, carbohidratos y proteínas que aportan energía al organismo. Sus propiedades reconstituyentes son tan reconocidas que un poco de este manjar natural, en cualquiera de sus presentaciones, nos otorga vitalidad en apenas minutos, siendo especialmente útil cuando los ánimos y fuerzas desfallecen.

El cacao era reconocido por las culturas mayas y aztecas como un potente revitalizante. Tales bondades fueron reconocidas por los conquistadores españoles quienes supieron de su valor nutritivo al comprobar que sus tropas podían aguantar un día entero de marcha luego de tan tomar solo una taza de chocolate.

Más allá de su propia composición y lo que ella representa en términos de calorías, el cacao y sus derivados poseen sustancias que multiplican su poder reconstituyente estimulando el sistema nervioso central, elevando los niveles de alerta y potenciando nuestro rendimiento.

DENSO PERO SANO

El cacao es una semilla compuesta principalmente por fibra, grasa, proteínas e hidratos de carbono. A esto se suman numerosas vitaminas, minerales, antioxidantes y sustancias estimulantes que dan forma a este superalimento, nutritivo por excelencia y con grandes propiedades curativas.

El valor energético de este producto natural y sus derivados varía de acuerdo a su proceso de industrialización y componentes añadidos. Así tenemos que el cacao en polvo «desgrasado» contiene 255 calorías por cada 100 gramos, mientras el chocolate suele tener entre 450 y 600 calorías por la misma cantidad de producto.

Este aporte es lo que convierte al cacao, y especialmente al chocolate, en un alimento adecuado cuando se requieren dosis extra de energía, como por ejemplo cuando se realizan esfuerzos físicos o intelectuales intensos. Igualmente se recomienda su consumo en el desayuno y las meriendas cuando la alimentación tiene especiales fines energéticos.

Pero más allá de su aporte calórico, el chocolate, esencialmente en sus versiones más oscuras, se considera una fuente de energía saludable, pues su densidad proviene de la manteca de cacao, rica en ácido esteárico, que a pesar de ser saturado, no aumenta el colesterol en la sangre si no que por el contrario contribuye con su control.

A esto se suma que tanto el cacao como el chocolate son ricos en fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes, todos ellos bálsamos de la naturaleza para nuestro cuerpo, sin contar con los componentes que hacen este producto tan especial por su favorable acción en el estado anímico de las personas.

Un Mundo Inmenso de Chocolates

ALIMENTANDO CUERPO Y ALMA

Las sustancias presentes en el cacao y sus derivados hacen de este alimento la opción ideal cuando necesitamos un empuje adicional en nuestra vida cotidiana, no sólo a nivel físico sino también emocional.

La combinación de Feniletilamina, Triptofano, y Anandamida estimula la secreción de endorfinas, serotonina, noradrenalina y dopamina, hormonas responsables de las sensaciones de placer, euforia y bienestar que también actúan como reguladoras del sueño, el apetito y la presión sanguínea.

Para completar este cóctel energético se suma la Teobromina, compuesto presente en el cacao similar a la cafeína, que estimula el sistema nervioso central, incrementando nuestros niveles de atención y rendimiento. Esta sustancia «que puede resultar mortal para nuestras mascotas» es un poderoso vasodilatador que actúa también como relajante muscular.

No olvides que el cacao y el chocolate son alimentos densos de altísimas propiedades nutritivas, revitalizantes y reconstituyentes por lo que es suficiente comerlo en moderadas proporciones para aprovechar sus beneficios y eludir las consecuencias de su consumo en exceso.

Por favor, Haga sus Comentarios