Blog Salud - Mundo Chocolates #MundoChocolates

SALUD

El cacao puede ser

un gran aliado en la lucha contra el cáncer

Mundo Chocolates #MundoChocolates

Mundo Chocolates Carmen Alicia Mendoza 25/10/2017

Un compuesto presente en este fruto, llamado epicatequina, se estudia en la actualidad por sus propiedades para promover la autodestrucción de las células cancerígenas sin afectar las sanas lo que lo convierte en un arma con mucho potencial en el tratamiento de esta enfermedad.
El sabor amargo tan característico del cacao viene dado por su riqueza en flavonoides, una sustancia natural antiinflamatoria y antioxidante, con propiedades antimicrobianas, anticancerígenas y de regulación de enfermedades cardíacas, entre muchos otros efectos favorables para nuestra salud.
Los antioxidantes son especialmente apreciados y recomendados cuando hablamos de alimentación, pues su presencia en numerosos productos naturales se ha convertido en una fuente externa de estas sustancias milagrosas que impiden la acción de los radicales libres, que son compuestos químicos que dañan las células, y cuya relación con la formación del cáncer y otros padecimientos pareciera estar suficientemente comprobada.
Ahora bien, recientemente se ha descubierto que la epicatequina, un flavonoide presente en altas concentraciones en las semillas de cacao, tiene la capacidad de inducir lo que se conoce en el mundo científico como el proceso de apotosis o muerte programada para la autodestrucción en algunas células cancerígenas, lo que convierte a esta sustancia en una promesa de la medicina moderna en el combate de esta enfermedad, considerada la mayor epidemia del Siglo XX.
Sustancia esperanzadora
Según el National Cancer Institute, el cáncer es un conjunto de enfermedades que tienen en común el crecimiento descontrolado de células anómalas que invaden y destruyen los tejidos corporales. Estas células son capaces de evadir el sistema inmunitario y hacer caso omiso a las señales que da el cuerpo humano para que se produzca la muerte programada, proceso que le permite deshacerse de aquellas células que no son necesarias.
Hace más de una década se asoció la molécula llamada epicatequina presente en el cacao, el vino tinto y el té verde con fuertes propiedades antioxidantes, útiles especialmente para la protección ante enfermedades cardiovasculares y recuperación de la cognición. Desde entonces se estudia también su posible utilización en el combate de enfermedades como el cáncer.
Pero no fue hasta julio de este año, cuando investigadores del Instituto Politécnico (IPN) de México sorprendieron al mundo con hallazgos que superaron cualquier expectativa, pues en experimentos in vitro se evaluó la acción de esta sustancia sobre células relacionadas con el cáncer de mama, uno de los más difíciles de tratar, resultando una disparadora de la apotosis en estas células, programándolas para su autodestrucción.
Uno de los hallazgos más importantes es que la epicatequina provoca esta reacción sin afectar las células sanas, lo que siempre ha representado un problema en los tratamientos anticancerígenos actuales que generan tantos efectos secundarios en los pacientes. Inclusive, se comprobó que esta sustancia combinada con fármacos utilizados para el combate de esta enfermedad acelera su efecto y disminuye la cantidad requerida para su acción terapéutica.
Sin embargo, es bueno resaltar que si bien este descubrimiento es muy esperanzador, es necesario probar su efectividad en animales y posteriormente en humanos. Ya en los primeros experimentos en ratones de laboratorio se ha presentado el primer desafío en este aspecto para la ciencia, pues la epicatequina pareciera perder su efecto al entrar al organismo del animal, que lo absorbe sin poder llegar a la célula cancerígena.
Ya en fase experimental se encuentran diseñando nanopartículas que encapsulan la epicatequina, transportándola directamente hasta las células cancerígenas a través de sustancias que generan esta atracción.
Mientras más oscuro mejor
Como podemos ver, una vez más se nos presenta el chocolate, producto por excelencia derivado del cacao, como potencialmente sanador en el tratamiento de un sinnúmero de enfermedades.
Aún así hay que hacer la acotación que es su versión más pura, con mayores concentraciones de cacao, la que resulta más favorecedora, pues es ella que puede ofrecernos cantidades potencialmente terapéuticas en el tratamiento del cáncer.
Está comprobado que muchos de los procesos de industrialización del chocolate, especialmente durante el proceso de tostado, pueden destruir la epicatequina, que parece ser un regalo de la naturaleza para cuidar de nuestra salud.
Comparta con sus amigos en las Redes Sociales
Por Favor, haga sus comentarios