EL CHOCOLATE:
¿Bueno o malo para pacientes diabéticos?

La selección del chocolate así como su consumo con moderación es la clave en el caso de personas con diabetes, quienes si bien pueden beneficiarse de las potenciales propiedades de este producto en el control de su condición, pueden también ver comprometida su salud por los altos niveles de grasa y azúcar que algunas versiones contienen.

El Chocolate ¿Bueno o malo para pacientes diabéticos?  | Mundo Chocolates
Mundo Chocolates Carmen Alicia Mendoza
Texto de: MundoChocolates.com
Calificación: 97 de 100 basado en 87 valoraciones de los usuarios

Introducción

La relación entre chocolate y diabetes ha estado marcada por una fuerte polémica. Si bien varios estudios señalan que este alimento puede ser beneficioso para personas con este padecimiento por sus presuntas propiedades para regular el azúcar en la sangre así como los niveles de colesterol, las investigaciones en humanos no han sido aún concluyentes y existen varios motivos para que su consumo deba ser especialmente cuidadoso en estos pacientes.

Es importante comenzar por recordar que el cacao es la materia prima e ingrediente principal del chocolate. Este último puede contener diversos porcentajes o concentraciones de cacao, siendo el que más cantidad contiene, el conocido como chocolate amargo.

La gran mayoría de las propiedades del chocolate provienen del cacao, mientras que muchos de los otros ingredientes que lo componen deben consumirse con moderación por el peligro que representan para nuestra salud, especialmente el azúcar, esto es especialmente importante en el caso de pacientes con diabetes, por lo cual en cualquier caso, el chocolate que está indicado para ellos debe ser amargo, es decir, con altos porcentajes de concentraciones de cacao (+65%) y con poca o ninguna azúcar.

LO POSITIVO

La diabetes es una condición metabólica que se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Obedece a la producción o utilización deficiente por parte del organismo de una hormona llamada insulina que permite que la glucosa pueda ser utilizada como fuente de energía en lugar de concentrarse de forma dañina en las células.

La alimentación de la persona con diabetes es entonces fundamental para el control de este padecimiento, así como lo es su tratamiento con los conocidos como hipoglicemiantes orales o inyectados que se administran de acuerdo a las necesidades de cada paciente y el tipo de diabetes que padece. Pero, ¿Cuál es la relación existente entre esta condición y el chocolate?

Se han llevado a cabo varios estudios que plantean la posibilidad de que los flavonoides (antioxidantes) presentes en el cacao «especialmente la molécula conocida como epicatequina» contribuyen a mejorar la salud y controlar los niveles de azúcar en la sangre de las personas con diabetes.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Hull de Inglaterra y publicado en la revista científica Diabetic Medicine, criticado por lo pequeño de su muestra, señala que el chocolate amargo podría ayudar a reducir los altos niveles de colesterol y con ello contribuir a la salud cardiovascular, comprometida especialmente en las personas con diabetes.

Otra investigación llevada a cabo por la Universidad de Brigman Young en Estados Unidos, publicada en Revista Journal of Nutritional Biochemistry, basada en experimentos con ratas, va más allá y asocia la epicatequina a la producción de más insulina y con ello a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Esto se logra, de acuerdo al artículo, al fortalecer la mitocondria de las células beta que suministran esta hormona al organismo, mejorando su funcionamiento.

De acuerdo a estas hipótesis, los flavonoles presentes en el cacao pueden contribuir a regular los niveles de azúcar y glucosa en la sangre, controlar la hipertensión, mejorar la salud cardiovascular y preservar el flujo sanguíneo en diversas áreas del cerebro. Por ello se recomienda entonces a las personas con diabetes a consumirlo en su versión negra o amarga de manera moderada.

Un Mundo Inmenso de Chocolates

RIESGOS Y CUIDADOS

Si bien todo parece color de rosa es importante conocer también los riesgos que supone para quien sufre de diabetes el consumo indiscriminado de cacao y especialmente de chocolate.

El asunto es que por regla general estos alimentos son hipercalóricos tanto por la cantidad de grasa que poseen como de azúcar y leche. Por ello las asociaciones de diabetes del mundo alertan que estas características no benefician el metabolismo, de por si lento de las personas que sufren esta enfermedad, por lo que consideran que los riesgos son mayores que sus beneficios potenciales.

Aún cuando señalan que para los diabéticos no existen alimentos prohibidos como tal, estos deben ser consumidos en cantidades moderadas y en el caso del chocolate es imprescindible vigilar su composición, limitando en lo posible su consumo a máximo media barra de chocolate amargo y sin azúcar al día.

En caso contrario, es decir, cuando representen una fuente hiperconcentrada de energía, sea por su composición o por estar acompañados de más calorías al formar parte de postres y golosinas, hacer los ajustes necesarios en su medicación (insulina o hipoglucemiantes), así que como en todo, aplica la premisa «de lo bueno poco».

Las personas con diabetes deben tener presente que una descuidada selección del chocolate así como su consumo sin moderación puede causarles más perjuicios que beneficios.

Por favor, Haga sus Comentarios