EL CHOCOLATE:
Nos hace sentir enamorados

El consumo de este delicioso manjar estimula el cerebro emocional a través de la secreción de las conocidas como hormonas de la felicidad y el amor, que generan en las personas sensaciones de placer, motivación y buen ánimo, al tiempo que estimulan la atención y reducen el dolor.

Mundo Chocolates María Laura Espín

Introducción

Obtenido generalmente de la mezcla de masa y manteca de cacao con azúcar, leche y algunos aditivos, el chocolate es reconocido en el mundo entero como placentero e irresistible. Este alimento tiene un gran impacto positivo en nuestro ánimo procurándonos felicidad y vitalidad con tan solo unas mordidas.

Más allá de lo delicioso que resulta el chocolate cuando se derrite en la boca, estimulando nuestros sentidos del gusto y el olfato, generándonos con ello un gran placer, este alimento contiene una serie de sustancias que actúan en nuestro cuerpo y explican por qué nos hace simplemente felices.

Y es que este producto originario de América, era reconocido por los aztecas y los mayas hace más de cinco siglos por sus propiedades afrodisiacas, siendo objeto de culto para estas civilizaciones que premiaban a sus mejores guerreros con el derecho a consumirlo libremente.

Está demostrado científicamente que el consumo de chocolate produce sensaciones de bienestar, placer y excitación alejando la tristeza, el dolor y la ansiedad. Se asocia con el aumento de la libido y se reconoce como un gran antidepresivo natural. Pero, ¿Cómo hace todo esto?

PROMOCIÓN

Química del Amor

Además de contener grasas buenas para nuestra salud cardiovascular y ser rico en antioxidantes lo cual ayuda a detener el envejecimiento y enfermedades como el cáncer, el chocolate contiene ciertas sustancias que ayudan a aumentar nuestros niveles de endorfinas, serotonina, noradrenalina y dopamina, conocidas como las hormonas de la felicidad.

Quizás la más importante de las sustancias presentes en el chocolate es la Feniletilamina, un neurotransmisor, derivado de la fermentación de los granos del cacao, que tiene en nosotros el mismo efecto que el enamoramiento.

Esta sustancia es una gran moduladora del estado de ánimo por lo que cuando sus niveles son bajos tendemos a deprimirnos, mientras que cuando nos enamoramos o estamos felices sus niveles aumentan.

Al estimular la química del amor, compuesta esencialmente por la dopamina, la noradrenalina y la serotonina, la Feniletilamina es la responsable de las sensaciones de placer, euforia y bienestar que sentimos cuando estamos enamorados.

A esto se suma el Triptófano presente también en el chocolate que, al actuar con el azúcar y la manteca de cacao, aumenta el nivel de serotonina en nuestro organismo, neurotransmisor especialmente influyente en el humor que además regula el sueño, el apetito y la presión sanguínea, además de contener propiedades afrodisiacas.

A este cóctel de la felicidad se añade la teobromina, compuesto similar a la cafeína, que estimula la atención y potencia el rendimiento aumentando la circulación y elevando el nivel de azúcar en sangre. Para finalizar, el chocolate también contiene Anandamida, otro neurotransmisor que activa la secreción de dopamina, hormona de la motivación y el placer produciendo sensaciones de euforia y relajación.

Si bien no está claro como el chocolate influye en la secreción de las endorfinas se relaciona esta reacción con el sabor y la sensación de las papilas gustativas al consumirlo, contribuyendo también con su característica adictiva. Estas sustancias son estimulantes, reducen el dolor y se relacionan con el buen humor y la relajación, entre muchas otras propiedades .

El chocolate nos hace sentir enamorados | Mundo Chocolates

Un Buen Chocolate

Vista la importancia que tiene este mineral en numerosos procesos que forman parte de la bioquímica de un cuerpo sano, es recomendable estar atentos a los niveles recomendados de esta sustancia. Se reporta que la insuficiencia de este micronutriente es común en los seres humanos.

Las personas necesitamos al día una dosis de unos 300 mg de magnesio, lo cual puede variar un poco en el caso de los hombres que podrían necesitar unos 400 mg. Ahora bien, una fuente natural de magnesio la constituye el chocolate negro: se estima que una barra de 100 gramos de este alimento con una concentración de 70 a 85% de cacao se suple el 58% de nuestras necesidades diarias de este mineral.

Una vez más queda comprobado que consumir un chocolate de calidad, con altas concentraciones de cacao, contribuye decisivamente en el fortalecimiento de nuestra salud. Asegura parte de tu requerimiento diario de este poderoso mineral dándote un buen gusto.