Blog Salud - Mundo Chocolates #MundoChocolates

SALUD

¿Es el chocolate blanco

realmente chocolate?

¿Es el chocolate blanco realmente chocolate? - Mundo Chocolates #MundoChocolates

Mundo Chocolates Carmen Alicia Mendoza 28/11/2017

Considerado por muchos usurpador de un título que no merece, el chocolate blanco es un producto singular que ocupa su lugar en el corazón de quienes lo disfrutan. Conoce más sobre la polémica que siempre acompaña a este dulce color marfil así como sus semejanzas y diferencias con su pariente oscuro.

 

Con muchos adeptos en el mundo, el chocolate blanco es un subproducto del cacao que guarda muchas diferencias con su versión oscura o con leche. Técnicamente podría considerarse un pariente del chocolate, pero no necesariamente un hermano de este, puesto que su composición adolece, a decir de los conocedores, de ingredientes indispensables para ostentar tal título.
Los más afamados chocolatier afirman que el chocolate es una mezcla de al menos tres sólidos: azúcar, licor de cacao y manteca (preferiblemente de cacao). Su obtención incluye varios procesos como lo son en una primera etapa la fermentación de los granos, su secado y descascarillado así como la molienda de los mismos para obtener la masa, mejor conocida como licor de cacao.
Luego en una segunda etapa se mezclan los elementos básicos (azúcar, licor de cacao y manteca) en diferentes proporciones, añadiendo en algunos casos otros componentes como la leche, que ayudan a la creación de las diversas variedades de chocolate.
Es aquí cuando su versión conocida como blanca sigue otro camino, que si bien lo mantiene dentro de la familia cacaotera pareciera excluirlo de lo que estrictamente se considera chocolate.

 

Delicia marfil
En el caso del chocolate blanco tenemos que sus ingredientes son la leche, la manteca de cacao y el azúcar. La masa que se extrae directo del cacao y que se denomina licor de cacao no se encuentra en esta receta y con ello se priva al producto de algunas características propias del chocolate como el sabor amargo de las versiones más oscuras.
Producido por primera vez de manera comercial por Nestlé en 1930, el chocolate blanco siempre es dulce y con un fuerte sabor a leche, siendo un alimento muy rico en calcio y Vitamina A. Contiene muy pocas cantidades de teobromina, estimulante del sistema nervioso central que nos pone alertas y potencia nuestro rendimiento, lo que lo hace seguro para aquellas personas alérgicas a este componente, que a su vez resulta tóxico para nuestras mascotas.
De igual manera carece de feniletilaminas, sustancias presentes en el cacao que otorgan al chocolate propiedades para hacernos sentir sensaciones de placer, euforia y bienestar, propias del sentirnos enamorados.
Para considerarse un buen producto, lejos de blanco, debe ser de color marfil, cercano al tono ocre de la manteca de cacao. Así evitamos que se sustituya este ingrediente por otras grasas vegetales y animales menos costosas, pero que pueden resultar dañinas para nuestra salud.

 

¿Podemos llamar chocolate a este pariente de la familia cacaotera?
Aunque los conocedores del chocolate no lo consideran como tal, las instituciones que regulan el tema alimentario están divididas. La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) establece que se trata de un derivado del cacao.
En Estados Unidos como en la Unión Europea se han establecido características mínimas para que un producto pueda llamarse chocolate blanco, se han referido especialmente a las proporciones de manteca de cacao que debe contener, estableciéndose en al menos un 20% de su composición. En el caso estadounidense, la Food and Drug Administration también ha establecido que debe estar compuesto por al menos un 14% de sólidos de leche, 3,5% de grasas de leche y no más de 55% de azúcar u otros endulzantes.
Y es que sea chocolate o no, este producto tiene una importante legión de seguidores que disfrutan de sus características singulares. Recuerda que este dulce amigo debe ser consumido con especial moderación pues su composición lo hace un alimento hipercalórico, a diferencia del chocolate.

 

Curiosidades:
Chocolatier: Son las personas especializadas en la elaboración de los chocolates en todas sus presentaciones. Son además los responsables de la calidad del chocolate en su más fina presentación y de sus ingredientes.
Descascarillado: Proceso que consiste en separar la cáscara de la semilla del cacao. Para ello se requiere someter los granos a intensos niveles de calor por un corto período de tiempo, se hace generalmente con la ayuda de vapor de agua saturada o con lámparas que emiten radiación infrarroja.
Prensado: Proceso denominado en el que se separa la manteca (grasa natural proveniente de la semilla) de la masa (de color oscuro y aspecto sólido); la masa o pasta, mejor conocida como licor de cacao ya fue previamente extraída de los granos de cacao.

 

Comparta con sus amigos en las Redes Sociales
Por Favor, haga sus comentarios