EL CHOCOLATE:
¿Es bueno para el corazón?

Este producto no sólo estimula el cerebro emocional produciendo sensaciones características del enamoramiento, sino que también favorece la salud cardiovascular de diversas maneras, comprobadas a través de numerosos estudios efectuados alrededor del mundo. Conoce cómo actúa el alimento de los dioses sobre el corazón, su alcance y recomendaciones para coadyuvar en el tratamiento de enfermedades que le aquejan.

El Chocolate ¿Es bueno para el corazón? | Mundo Chocolates
Mundo Chocolates Carmen Alicia Mendoza
Texto de: MundoChocolates.com
Calificación: 105 de 100 basado en 60 valoraciones de los usuarios

Introducción

A lo largo de las últimas décadas varios estudios han demostrado que el consumo de chocolate negro ayuda a dilatar las arterias, promover el flujo sanguíneo, además de prevenir la acumulación de placa en las paredes arteriales. Tales efectos se relacionan con la salud cardiovascular, uno de los grandes retos de la humanidad si tomamos en cuenta que las enfermedades del corazón constituyen una de las principales causas de muerte en el mundo.

El secreto que explica tan potentes propiedades pareciera estar ligado al alto contenido de flavonoides, un tipo de antioxidante que se encuentra en importantes cantidades en los granos de cacao. Esta sustancia es la responsable de reducir la presión sanguínea, mejorar el flujo sanguíneo que va al cerebro y al corazón así como hacer que las plaquetas de la sangre sean menos adheribles, evitando la formación de coágulos.

Estudios han podido constatan que el consumo cotidiano de chocolate con una concentración de 60% o más de cacao, reduce los índices de presión arterial en personas hipertensas de 2 a 3 puntos, mejorando a su vez el nivel de colesterol bueno en la sangre lo que contribuye con la disminución riesgo de trombosis y ateroesclerosis. Por si esto fuera poco los riesgos de accidente cerebro-vascular también disminuyen en un 20% si incluimos este alimento dentro de la dieta.

Un Mundo Inmenso de Chocolates

Efecto cardio-protector

Los efectos del consumo de chocolate en la salud cardiovascular han sido probados en varias oportunidades. Veamos algunos de estos estudios.

Un grupo de investigadores británicos analizó la relación entre el consumo de chocolate y la salud cardiovascular de un grupo de 25 mil hombres y mujeres durante al menos 10 años. Los científicos vincularon las cantidades de chocolates que los participantes aseguraban consumir a índices como el colesterol, eventuales enfermedades cardíacas o accidentes cerebro-vasculares, concluyendo que quienes declararon consumir más chocolate sufrían estadísticamente menos enfermedades cardiovasculares.

Mientras, el Dr. Telmo Pereira de la Universidad de Portugal dirigió una investigación que dio como resultado que los adultos jóvenes sanos que comían ocho gramos de chocolate con una concentración de 70% de cacao al día por un mes presentaban una mejora notable en los índices que miden la salud cardiovascular.

Quienes se sometieron al experimento aumentaron entre un 14 y 23 por ciento el flujo arterial lo que sin duda demuestra los positivos efectos de este alimento en lo que constituye un problema de salud mundial. El Dr. Pereira advierte que si bien no puede el chocolate negro sustituir los medicamentos recetados a personas con padecimientos cardiovasculares puede ser una herramienta útil en la prevención de algunas enfermedades del corazón.

Pero, ¿Qué sucede en nuestro organismo para tener como resultado tan maravillosa ecuación?

Digestión profunda

Por su parte, investigadores italianos examinaron la literatura disponible acerca del consumo de los flavonoles del cacao en los dominios cognitivos, enfocándose en los procesos que tienen lugar el cerebro después de la ingesta. Los resultados fueron similares a los anteriores, quedando demostradas mejoras en cuanto a la memoria y procesamiento de información visual.

En un estudio llevado a cabo por el Dr. John Finley de la Universidad de Luisiana se exploraron los mecanismos de acción del chocolate en el sistema cardiovascular. De acuerdo a los hallazgos, existen en nuestro intestino bacterias beneficiosas que logran, a través de la fermentación de antioxidantes y fibras provenientes del cacao, crear compuestos anti-inflamatorios que mejoran la función de los vasos sanguíneos.

En su viaje por nuestro sistema digestivo el cacao pasa por el estómago y luego de la acción de los jugos gástricos queda material no digerible que se dirige al intestino delgado. Para analizar lo que ocurre en este lugar, los científicos simularon este órgano creando una especie de intestino construido en el laboratorio con bacterias normalmente presentes en una persona que lleve a cabo una dieta normal.

Allí pudieron comprobar que los microbios fermentaron lo que no fue digerido en el estómago, es decir los flavonoides (catequina y epicatequina) así como la fibra, dando lugar a anti-inflamatorios pequeños que pueden ser absorbidos por el torrente sanguíneo.

Tras los polifenoles

Ahora bien, es importante no perder de vista que la fuente de todos estos beneficios es el cacao por lo que no todos los chocolates tienen las mismas propiedades. Las investigaciones llevadas a cabo por el Dr. Finley y su equipo resultaron en que cuánto más suavemente es tratado el cacao en polvo que usaron en el experimento más compuestos beneficiosos se producen.

Y visto que son los polifenoles, es decir, el tipo de flavonoides que contiene el cacao, la materia prima que deriva en anti-inflamatorios por acción del intestino delgado, es vital que el chocolate que se consuma los contenga en altas cantidades, lo cual es usual en el chocolate negro, aunque existan algunos que por sus métodos de fabricación no cumplan con esta premisa.

Por favor, Haga sus Comentarios