EL CHOCOLATE:
¿Nos ayuda a ser más inteligentes?

Diversos estudios se han llevado a cabo para evaluar el efecto del consumo de chocolate en nuestro desempeño cognitivo, vale decir, en procesos como aprendizaje, memoria, atención, razonamiento así como en la ralentización del declive de nuestras funciones mentales producto de enfermedades, la edad o la privación del sueño. Conoce los resultados de estas investigaciones y descubre si existen aún más razones para comer este delicioso alimento.

¿Nos ayuda el chocolate a ser más inteligentes? | Mundo Chocolates
Mundo Chocolates Carmen Alicia Mendoza
Texto de: MundoChocolates.com
Calificación: 110 de 100 basado en 62 valoraciones de los usuarios

Introducción

Todos aquellos que consumimos chocolate regularmente podemos sentir sus efectos casi inmediatos en nuestro cuerpo, especialmente en los niveles de energía y de buen humor. No en balde, padres y madres lo piensan dos veces al darle a su niño o niña una buena dosis de chocolate, abandonando la idea si se acerca la hora de la siesta o de ir a la cama.

Ahora bien, ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando consumimos este alimento tan potente? Las consecuencias en lo que se conoce como el “cerebro emocional” han sido ampliamente descritas dejando al descubierto un entramado de reacciones que pueden resumirse en la estimulación de las llamadas “hormonas de la felicidad” y que explican el placer y euforia que nos produce comer una barra de chocolate.

Pero los efectos del cacao parecen ir sin duda más allá, afectando positivamente nuestras facultades cognitivas, es decir, los procesos mentales que nos permiten aprender y recordar información, resolver problemas, concentrarlos adecuadamente, comprender, reconocer y analizar lo que nos rodea, entre muchas otras funciones. Existen varios estudios que se han dedicado a explorar esta curiosa relación. Conozcámoslos.

Un Mundo Inmenso de Chocolates

El consumo moderado potencia el rendimiento

En el año 2016 una investigación dirigida por la Dra. Gerogie Crichton, de la Universidad de Australia, en colaboración con la Universidad de Maine, en Estados Unidos y el Instituto de Salud de Luxemburgo, quiso revelar los efectos del consumo de chocolate a lo largo del tiempo en el rendimiento cognitivo de las personas.

Para ello se analizaron datos de cerca de 1000 personas entre 23 y 98 años analizando la ingesta de chocolate durante un período de 30 años, concentrándose en la frecuencia de consumo, evaluando luego a través de tareas concretas sus habilidades cognitivas.

Así encontraron que un mejor desempeño de las capacidades relacionadas con: comprender y recordar las relaciones espaciales entre objetos (memoria visual-espacial), procesar información nueva y existente (memoria de trabajo), recordar palabras y otros factores relacionados con el habla (memoria verbal) y enfocar objetos específicos (escaneo y seguimiento), estaban relacionadas con el consumo de chocolate al menos una vez por semana.

Tal descubrimiento se atribuye a la cantidad de flavonoides (sustancias antioxidantes y neuroprotectoras) presentes en el cacao que mejoran el flujo sanguíneo en el cerebro a lo que se suman las dosis de cafeína y teobromina, relacionadas con la atención y la alerta. Los estudios incluyeron tanto el chocolate negro como el con leche, aunque alerta que el consumo de ambos debe darse de forma moderada, una o dos veces por semana, para evitar complicaciones relacionadas con el aumento de peso.

Sobrellevando la falta de sueño

Por su parte, investigadores italianos examinaron la literatura disponible acerca del consumo de los flavonoles del cacao en los dominios cognitivos, enfocándose en los procesos que tienen lugar el cerebro después de la ingesta. Los resultados fueron similares a los anteriores, quedando demostradas mejoras en cuanto a la memoria y procesamiento de información visual.

Esta investigación agregó que, en el caso de las mujeres, comer un producto derivado del cacao luego de una noche total de privación del sueño les ayudo a contrarrestar el deterioro cognitivo, siendo más precisas en el desempeño de las tareas, contrario a lo que sucede luego de no dormir una noche entera.

En el caso de los jóvenes la mejora del desempeño cognitivo resultó sutil. Por el contrario, su efecto en personas de avanzada edad es mucho más potente especialmente en aquellos con problemas de memoria y deterioros cognitivos leves, lo cual ha quedado en evidencia en este y otros estudios, debido a la acción del consumo regular de cacao en el hipocampo estructura afectada especialmente por el envejecimiento.

El chocolate y la inteligencia

Para terminar haremos referencia a un curioso estudio llevado a cabo en Inglaterra que relaciona el consumo de chocolate de un país con el número de ganadores del Premio Nobel que ostenta, en un intento de la academia de medir los efectos del cacao en la función cognitiva de las naciones.

El Dr. Franz Messerli asegura que existe una correlación sorprendentemente poderosa entre un factor y el otro, aunque admite que quizás el chocolate no haga a la gente inteligente si no más bien que las personas que lo son tienden a comerlo en mayores proporciones.

Messerli llegó incluso a calcular las dosis de chocolate necesarias para producir un Nobel adicional, fijándolas en unos 400 gramos por persona por año. Y tú ¿Crees que el chocolate puede influir decisivamente en nuestra inteligencia? O ¿Es signo de inteligencia comer habitualmente este superalimento?

Por favor, Haga sus Comentarios